Tics nerviosos: cuando no se les presta demasiada atención, desaparecen solos