La Terapia Gestalt: invitación a la aceptación y al amor incondicional